LA HISTORIA DEL LUGAR

CIRCO MASSIMO EXCLUSIVE SUITE

El Circo Máximo Exclusive Suite se encuentra en un contexto històrico cultural muy particular, Via dei Cerchi. La calle donde esta situado el hotel, conecta la Plaza de Puerta Capena con la Plaza de La Boca de la Verdad, siguiendo una ruta muy antigua llamada “Vicus Consinius” en memoria del antiguo culto del dios Conso, protector de los graneros y de las adquisiciones: aquí se celebraba la “Consualia”, fiestas que tenian lugar el 23 de Agosto, durante el período de la cosecha, y el 15 de Diciembre . En la mitad del siglo XIX, más precisamente en 1853, la calle se convirtió en la sede del primer taller de la Sociedad Anglo-Americana que procuraba la iluminación a gas de la ciudad de Roma y en 1939 el camino fue pavimentado y ampliado con la demolición de algunos edificios como el taller del gas al lado del Circo Máximo, incluyendo tambien, otras estructuras del lado del Palatino: en esta ocasión fue demolida la iglesia de “Santa María de Manu.”

El nombre deriva de una gran mano de mármol, (probablemente un ex voto), con el índice levantado que se encontraba en la fachada y que el pueblo llamaba “la mano de Ciceròn”, que aún se mantiene como un símbolo del Circo Máximo Exclusive Suite. En el siglo XVI se decia que ese dedo indicaba el precio del vino, o “1 bajocco fojetta”. En este lugar tuvo tambien sede la Congregación de Nuestra Señora de los Círculos y de Jesús el Nazareno, que continuò hasta su demolición. En el número 125 de dicha calle quedaron los restos del ábside de la iglesia que más tarde se llamó “Santa María dei Cerchi” iglesia no consagrada (profana), luego se convirtió en el taller de un herrero. La memoria de la iglesia aún persiste en el alma del actual Circo Máximo Exclusive Suite, cuya estructura formaba parte de la Huerta Farnesiana , hoy, totalmente renovada.

La fachada, construida a fines del siglo XVII, funciona como una máscara de la misma casa, casi como en un contexto teatral , una esenografia coronada con los òculos que caracterizan la cornisa, y la “mano de Cicerón”, aùn llamada en este modo a esta replica de yeso, (el original, lamentablemente se ha perdido) . La fachada, en un juego arquitectónico de llenos y vacíos, se extiende entre las ventanas de geometría variable y las dos puertas laterales, todo esto enmarcado con un estuco de los lirios de la familia Farnese. El edificio es actualmente propiedad de los Padres Benedictinos Olivetanos, la Congregación establecida en el 1313 en el Monte Oliveto Mayor, cerca de Siena, que fue construido como un anexo al monasterio vecino a la iglesia de Santa Anastasia.